@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Anuario

31.12.2007


Mi año en números, de mayor a menor.

10 meses de gimnasio: No se me nota nada, me planteo abandonarlo.
9 meses estudiando el examen MIR: ¿Nueve meses ya? Cómo pasa el tiempo…
8 días de vacaciones: Definitivamente esto hay que mejorarlo.
7 encaprichamientos: No sólo de pan vive el hombre.
6 conciertos de música: Aunque no fueron todos buenos, sí muy divertidos.
5 pares de zapatos: Y yo que presumo de ser austero con la ropa…
4 viajes extraprovinciales: Pero sólo uno de ellos de placer.
3 besos para recordar: Aunque alguno más valdría olvidarlo.
2 robos sufridos: Mi coche y mi bicicleta. Cabrones, ¡devolvedme mi bici!
1 videoconsola: Sí, ya tengo más de veinte años.
0 cigarrillos fumados: Excelente.

Feliz 2008 a todos

Profilaxis

30.12.2007
Regala vida


Nunca está de más hablar de esto; el sida no sólo se contagia el uno de diciembre.

Afortunadamente, parece que está en la conciencia de la mayoría de los cuidadanos el uso del preservativo durante las relaciones sexuales para evitar las enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, hay tres leyendas urbanas acerca de su uso que voy a tratar de desmitificar hoy.

1ª El sexo oral no contagia enfermedades de transmisión sexual. Esto es rotundamente falso, el sexo oral no es sexo seguro; para practicarlo hay que usar preservativo.

2ª No utilizar preservativo con mi pareja habitual es sexo seguro. De nuevo es mentira. Tu pareja habitual podía ser portadora de cualquier enfermedad antes de conocerte (o adquirirla durante la relación), por eso hay que usar preservativo.

3ª El preservativo es un método infalible contra las enfermedades de transmisión sexual. Falso. El único método infalible es la abstinencia. Pero si el preservativo se utiliza adecuadamente y está en buen estado es un método muy efectivo, por lo tanto siempre hay que usar preservativo.

Preservativo. Preservativo. Preservativo. No te canses de fomentar su uso. Colabora a frenar el VIH. Y la hepatitis B. Y la hepatitis C. Y la sífilis. Y la gonorrea. Y las uretritis. Y muchas más.

Papez

29.12.2007


En 1937, un señor llamado James Papez describió un circuíto cerebral cerrado; una especie de carretera formada por neuronas una detrás de otra que no va a ningún sitio, sino que acaba en el mismo sitio que empieza.

Este circuito pasa por muchos sitios del cerebro muy dispares entre sí; si existiera un autobús que recorriera esta carretera y te montaras en él, visitarías casi todo el cerebro. Se ha demostrado que este cortocircuito es parte importante del control de la memoria a largo plazo y de los sentimientos.

Por eso llamé Papez al chuletario que he escrito mientras he estudiado el MIR. En este libro está sintetizada toda la materia de mi examen, siempre disponible y sin dejarse influenciar por mis nervios. Es siempre una ayuda para mi memoria y me sirve para tranquilizarme en los momentos tensos.