@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Pedida y corbata

30.09.2008


Viernes 20:00. Teléfono.

-Hola Emilio, soy Rocío.
-Hola…
-Oye, ¿tú te acuerdas de que esta noche era la pedida de mano de Maribel y de que estás invitado?
-Ay… no, no, se me había olvidado completamente… ¿tú vas a ir?

-Sí.
-¿Y qué te vas a poner? Es decir, para ir a estos sitios ¿hay que ir guapo?
-Sí, hay que arreglarse, sí. ¿Qué te vas a poner?

En ese momento, no sé por qué, respondí sin dudar.

-Me voy a poner mi mejor traje de chaqueta combinado con mi peor corbata.

Me parecía muy divertido llevar una corbata de estampado imposible a una pedida de mano; pero cuando llegué a casa, me di un poco de vergüenza en las fotos.


La primera obra que estamos preparando en nuestro nuevo y joven grupo de teatro, tiene como título provisional “Adulterios” y trata precisamente de eso, de adulterios.

Es verde, muy verde, quizás demasiado verde: bastantes chistes y situaciones absurdas sobre sexo duro. No sé si cuando hagamos las modificaciones de rigor deberíamos meter la tijera de la censura.

Si venís a verla, ¿os escandalizaríais demasiado?

Foto: Bocetos de vestuario de algunos de los personajes principales.


“Bebió y bebió de las aguas de la vida hasta calmar su sed. Y la alegría lo llenó de la cabeza a los pies; alegría de vivir y alegría de ser él mismo. Porque ahora sabía otra vez quién era y de dónde era. Había nacido de nuevo. Y lo mejor era que quería ser precisamente quien era. Ahora sabía que en el mundo hay miles y miles de formas de alegría, pero en el fondo todas son una sola: la alegría de poder amar.”

Foto: La fuente de la vida. Simón Arrebola. Fragmento.

Texto: Las aguas de la vida, La historia interminable. Michael Ende. Fragmento.