@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Body Worlds Sevilla

28.02.2009


Ayer estuve con Isa en la exposición esa de los cadáveres humanos disecados de forma artística. Nos lo pasamos bastante bien, la verdad: Isa descubrió antes que yo la disección del oído medio y me llevó corriendo a ella; yo hice que ella me explicara el aparato valvular del corazón y dos compañeros residentes del hospital de Valme con los que me encontré allí me sorprendieron explicándole a una mujer del público para qué servía el cerebelo.

Cuando hace algunos años me enteré de que esa exposición existía y que estaba viajando por toda Europa, me pareció algo completamente antiético que obtenía todo su éxito en el morbo de exponer cuerpos humanos muertos. Pero no es así: todos los cadáveres se muestran con mucho buen gusto (a excepción, quizás, de las arterias del niño que monta a caballo).

Me habría gustado, tal vez, un poco más de detalle respecto a nervios y vasos sanguíneos: un sistema nervioso disecado en su totalidad, por ejemplo. No obstante, para mí la exposición se merece su alto precio.

De lo único de lo que me arrepiento es de no haber ido con el atlas Sobotta debajo del brazo…

Cumpleaños

24.02.2009


Hoy hace dos años que decidí compartir parte de mi vida con cualquiera que quisiera leerme a través de un blog.

Aunque ya no soy un estudiante con tiempo para todo y me he convertido en el último felpudo del hospital, para los próximos años prometo más (y mejor).

Foto: Glomo, mi Pokémon, y yo

Porno Hopper

19.02.2009


-…y bueno, para terminar con mi presentación sobre disfonías funcionales, me gustaría enseñar este cuadro de Edward Hopper, que se llama Cape Cod morning y en el que llama la atención la sensación de silencio que desprende el lienzo. Como las enfermedades de las que he hablado durante mi sesión son más frecuentes en mujeres y todas ellas mejoran con el reposo de la voz, creo que este cuadro puede resumir el concepto principal. Y ahora, si alguien tiene alguna pregunta…

En ese momento, una voz anónima y potente pregunta desde el oscuro fondo de la sala:

-A la tía del cuadro… ¿le están dando por detrás?

Giro la cabeza mientras que todo el auditorio se ríe más o menos descaradamente y veo cómo con la última diapositiva, mi presentación se ha vuelto en un momento muy ridícula. De repente, poco importa todo mi trabajo porque el la última diapositiva alguien ha creído que a una mujer “le estaban dando por detrás”.

Me he quedado completamente en blanco, sin saber qué decir.

Foto: Cape Cod morning. Edward Hopper, 1950.