@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Han abierto una especie de librería o de biblioteca sobre la Luna y Antonio y yo vamos a ir a visitarla por la tarde. La chica que la regenta es muy simpática, y mientras que cojo libros de los estantes me va diciendo de memoria cuánto cuestan. Son bastante baratos.

Cuando Antonio y yo vamos a salir, nos damos cuenta de que se nos ha pasado la hora del cierre y de que nos hemos quedado encerrados y solos en la extraña tienda.

-Antonio, he visto que la dependienta guarda un huevo de alien debajo del mostrador. Estoy seguro de que si introduzco el huevo en ese hueco de la puerta, se abrirá y podremos salir.
-Estás loco -me responde. Nada te asegura que ese huevo sea una llave. Y si con la manipulación el huevo se abre, nos lo vamos a pasar bien esta noche aquí dentro.

Son las ocho de la mañana y me despierto en el hospital. Odio tener pesadillas durante las guardias, sobre todo si pueden tener algún significado.

20 de junio de 2009
11:00: Oh, mierda, se me había olvidado por completo que tengo que hacer la Declaración de la Renta.

21 de junio de 2009
09:40: Me comienzo a preguntar por que quería vengarse de todos los españoles el que diseñó la página web de la Agencia Tributaria.
09:53: Completamente perdido en la web de la Agencia Tributaria.
10:05: Escondido en un rincón de la página web, encuentro el programa PADRE para hacer la declaración.
10:07: Me bajo el programa PADRE.
10:15: El programa PADRE funciona muy bien en Windows. Los usuarios de Mac y Linux nos tenemos que buscar las castañas.
11:00: Llevo una hora modificando la configuración de mi Mac y definitivamente no me funciona el programa PADRE.
11:30: Saco mi PC portátil del cajón de los recuerdos.
11:45: Se me había olvidado que mi PC portátil tardaba tanto en arrancar…
11:50: Me bajo en el portátil el programa PADRE. Ahora sí funciona.
12:10: Acabo de terminar de meter todos mis datos personales.
12:11: Me doy cuenta de que tengo que sumar mis nóminas.
12:12: ¿Dónde está mi calculadora del instituto?
12:15: Vale. Ya tengo calculadora. Ahora ya sólo tengo que sumar todas mis nóminas.
12:18: ¿Dónde está la nómina de octubre?
12:45: He conseguido bajarme de internet la nómina de octubre (esta vez en el Mac, porque en el PC no la puedo bajar).
13:10: Llevo media hora sumando números como un tonto.
13:15: Fin y ¡sí!, ¡me sale a devolver!

22 de junio
08:20: Al resto de mis compañeros no les ha salido a devolver. Seguramente me haya equivocado en algo.
08:22: Al parecer, no había que molestarse en sumar todas las nóminas. El hospital te facilita un documento donde viene ya todo sumadito.

24 de junio
13:00: También parece que hay que pasarse por el Colegio de Médicos porque te dan un papel que desgrava.

26 de junio
08:00: Me despierto en el hospital, saliente de guardia, dispuesto a terminar la declaración.
08:30: El Colegio de Médicos está cerrado.
09:30: Consigo el famoso papel que desgrava (no parece que desgrave tanto).
10:15: Saco el PC portátil del cajón.
10:30: El PC acaba de arrancar.
10:35: ¿Cómo funcionaba el programa PADRE?
10:40: Vale. He metido los datos que me ha dado el hospital y, como a los demás residentes, no me sale a devolver.
10:42: ¿Cómo hice para sumar mal el día 21?
10:43: Tengo que buscar la casilla del Colegio de Médicos.
10:44: Me entra el sueño típico del saliente de guardia…
10:47: Estoy diseñando mentalmente una casa para los Sims.
10:49: Mhm… mañana es la fiesta de cumpleaños de Elena…
10:52: Vale. Me voy a concentrar en la Declaración.
10:54: Ea, ya está todo metido. Ahora a imprimir.
10:55: Programa PADRE: ERROR: “Introduzca su código catastral”.
10:56: ¿Dónde está mi código catastral? Es más, ¿qué es el código catastral? ¿Por qué escriben la declaración en chino?
10:58: Llamo a mi padre para preguntarle qué es eso del código catastral que me pide el programa PADRE.
10:59: Mi padre no me coge el teléfono.
11:05: Encuentro mi código catastral en la página web del Catastro.
11:08: Estoy imprimiendo la declaración.
11:15: Cuando quedan tres páginas por imprimir, me quedo sin tinta negra.
11:16: Le doy a “continuar impresión” porque a estas alturas me da igual que los de Hacienda lean mi declaración en negro o en gris claro.
11:55: En la cola del Banco, el de delante se enfada porque dice que me he colado.
11:56: “Mire, yo no me he colado, los del banco me han dicho que pase antes que usted porque lo mío es más rápido.
11:57: Como estoy saliente de guardia y no me apetece pelearme, el de delante pasa delante.
12:10: He conseguido entregar mi declaración. No me ha salido a devolver. Hala, espero que con mi dinero se construyan muchas carreteras.

Una de las historias favoritas que se cuentan en el hospital es la de aquella enfermera que se aparece en el pasillo del Hospital Maternal vestida con su uniforme antiguo y su cofia y que cuando parece que va a chocarse contigo, traspasa tu cuerpo y te deja con una extraña sensación de frío que tarda varios días en desaparecer.

Personalmente, nunca he visto a ningún fantasma en el hospital; al menos, ninguno que me traspasara. No me importaría que me sucediera alguna experiencia paranormal; si así fuera, seguramente me plantearía la vida de otra manera.

Sin embargo, el hospital está lleno de pequeños extraños detalles que, si bien podrían explicarse por la casualidad, no dejan de ser paradójicos...