@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

¿Todavía no has ido a ver “El diario de Supermán”? ¡Aún te queda una última oportunidad!

No te pierdas esta comedia de Teatro del Lavadero, los días 11 y 12 de noviembre a las 21:00 en la Sala Cero de Sevilla.

Guille y Diego se acordaron de mí esta semana y me trajeron de su viaje a Hawaii un bote de arena de la playa de Perdidos.

Esta canción es un pequeño regalo para todos aquellos que, como Guille y Diego, también se acordaron de mí esta semana.

Cuando hablo con mis compañeros del hospital, todos estamos de acuerdo en la suerte que tenemos por recibir un sueldo fijo en esta época de crisis económica. Parece que la crisis está siendo terrible y está dejando a mucha gente en paro. Sin embargo, una vez que cruzas las puertas del hospital es como si la crisis desapareciera.

Con frecuencia atiendo a pacientes en las guardias con sordera súbita. El tratamiento de la sordera súbita es caro y de efectividad dudosa, pero se prescribe para intentar hacer algo por alguien que se ha quedado sordo de repente y que es posible que no vuelva a escuchar más por el oído enfermo.

En Urgencias no se hacen recetas. Esto es algo que me da mucha rabia, porque no me gusta que un médico de familia acabe recetando lo que yo prescribo en Urgencias; pero se trata de una norma del hospital y no puedo hacer gran cosa para cambiarla. Normalmente, los pacientes se toman bien lo de irse sin recetas; pero en una ocasión, no fue así: un paciente con sordera súbita me dijo que no podía pagar las pastillas sin el descuento de la receta.

En esa guardia, la crisis económica cruzó las puertas del hospital. En esa guardia, como tradicionalmente, no hice recetas. En esa guardia, me sentí como una mierda.

Nota: Las recetas que no se hacen en Urgencias son las de tratamientos crónicos. Tras comentar el problema, me dijeron que puedo emitir recetas de tratamientos prescritos por primera vez en Urgencias.