@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

860

Capítulo 2×14

El noroeste de Hoenn queda separado del resto de la isla por una cueva llamada la Cascada Meteoro. La Cascada Meteoro no es una cueva oscura pero, como en toda cueva, uno puede perderse al no poder ver la luz del sol.

Entré por la puerta norte y me perdí durante mucho tiempo, incapaz de encontrar la salida del sur. Si digo la verdad, tampoco tenía muchas ganas de buscarla. Si bien no me sentía cómodo en aquel lugar húmedo, la perspectiva de salir de él me parecía aún más inhóspita.

Por la puerta sur se llega a Ciudad Férrica. El club de entrenadores de esta ciudad se había enterado de que llevaba un tiempo vagando sin rumbo por la cueva y, sin yo pedirlo, vino a rescatarme.

El sol brillaba fuertemente en la playa de Ciudad Férrica, así como los ánimos de los entrenadores del lugar. Todos se pusieron contentos de recibir al Emilienko de Ciudad Azulona, del que por redes sociales habían oído hablar y que se especializaba en Pokémon de tipo planta.

El fin de semana que pasé con ellos, lleno de hamburguesas suculentas, cócteles extraños y combates Pokémon, fue uno de los mejores de mi vida. Cuando llegó el domingo por la tarde, vi a lo lejos las Cascadas Meteoro, donde había permanecido encerrado tanto tiempo, y comprendí que había llegado el momento de que mi viaje continuara.

859

Una de las formas de valorar a un partido político es consultar cuáles serán sus políticas en materia de Salud en su programa electoral. Con motivo de las elecciones del próximo domingo al Parlamento Europeo, he querido consultar cuáles serán estas políticas, con objeto de poder emitir mi voto de la forma más racional posible.

Me gusta leer los aspectos relacionados con la Salud de los programas electorales porque es el área en la cual tengo más conocimientos para poder hacer una lectura crítica. Pero, antes de seguir, respondamos a una pregunta que muchos no sabrán:

¿Cuáles son las competencias del Parlamento Europeo en materia de Salud?

El Parlamento Europeo, a través de su comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, tiene capacidad para crear programas y acciones específicas en el ámbito de la salud pública, regular productos farmacéuticos y los cosméticos, controlar los aspectos sanitarios del bioterrorismo y dirigir la Agencia Europea de Medicamentos y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (fuente).

Es importante saber esto para juzgar un programa electoral. Los partidos políticos ponen a nuestra disposición sus programas electorales para que sepamos qué están dispuestos a hacer; lamentablemente, los programas no son demasiado específicos. Como ciudadanos, deberíamos exigir programas más concretos. Está bien que un partido se comprometa a trabajar en la regulación de productos farmacéuticos, pero hay que tener en cuenta que esto es algo que ya se hace. Sería mucho más interesante que un programa electoral respondiera preguntas dentro de esta área; por ejemplo, “en caso de una nueva pandemia de gripe A, ¿cuáles serán las medidas concretas que aconsejará a los países miembros respecto al uso de la vacuna y basándose en qué criterios?

Puede que os parezca mucho pero, ¿acaso nuestro voto, que es el depósito de nuestra confianza en otra persona, no merece estas y otras muchas aclaraciones de intención previas?

Habiendo expresado mi punto de vista sobre los programas electorales, comenzaremos por el partido actualmente más votado en España para las nacionales que no es otro que el P.P.

El P.P.

En el programa del Partido Popular, las propuestas en materia de Salud aparecen al final del apartado 4.1. Son un total de doce propuestas que se pueden resumir del siguiente modo (fuente):

La apuesta por servicios sanitarios sociales de calidad y eficientes que favorezcan la cohesión social.
La coordinación de los diferentes sistemas de salud y la creación de una tarjeta sanitaria europea.
La promoción de la salud a través de hábitos de vida saludables, en enfermedades crónicas y en educación en alimentación sana y práctica deportiva.

Como aspecto positivo del programa, se puede señalar la importancia que se le otorga a la promoción de la salud, actividad muy eficiente; sin embargo, he echado de menos que se explique cómo van a apostar por servicios sanitarios de calidad y eficientes; hacen falta más medidas concretas.

El P.S.O.E.

El Partido Socialista Obrero Español propone sus ideas para Europa a través de “25 propuestas socialistas”. Parece que pretende concretar su programa electoral en estas 25 propuestas, porque he sido incapaz de encontrar en su web un programa electoral tradicional (fuente). Si ese programa existe, agradeceré que me faciliten un enlace al mismo. Entre estas 25 propuestas, las dos más cercanas al mundo de la Salud son dos:

El pleno reconocimiento al derecho a decidir de las mujeres sobre su salud sexual y reproductiva.
Directiva y estrategia europea contra la violencia de género garantizando, al más alto nivel, la lucha contra esta lacra social en todo el espacio comunitario.

Hay que destacar que el P.S.O.E. es valiente en abrir la caja de los truenos del derecho de decisión reproductiva de la mujer, dado que es un tema en el que nunca toda la población estará de acuerdo y también es positivo el compromiso contra la violencia de género. Sin embargo, me habría gustado que especificasen un poco más sobre cuáles son, según ellos, los derechos de las mujeres, así como las líneas estratégicas para evitar la violencia de género. Para ser justos, estas políticas son propias de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género y otros partidos entran en estas cuestiones en otras partes de sus programas.

I.U.

Izquierda Unida, a través de Izquierda Plural, comienza lo relativo a Salud de su programa analizando los problemas actuales de Salud de la Unión Europea, en lo relativo a la confección de una Carta de Derechos, al riesgo de exclusión social y al hecho de que la situación económica actúa como un importante determinante de la Salud y cómo, por tanto, la crisis económica europea actual afecta a la misma. El programa de I.U. es extenso en defensa de su ideología y en propuestas, pero entre ellas destacan (fuente):

El derecho a la atención integral y multidisciplinar para todo residente en la UE, garantizando su carácter público.
La participación ciudadana en el sistema público de Salud a través de una mayor información.
El rechazo a los sistemas de copago o repago.
La atención a áreas más olvidadas, como la Atención Primaria, la Salud Mental, la atención a la drogodependencia, la atención sociosanitaria y a los sectores vulnerables.
La adecuada cobertura de plantillas sanitarias en condiciones laborales justas.
Una política farmacéutica y de tecnologías basada en las necesidades de salud y no en las necesidades de los mercados, con racionalidad de las políticas de Salud.

En general, de los programas que he leído, es un programa detallado, extenso y que explica las medidas a tomar con más detalle que otros programas. Sin embargo, aunque bonito, suena ligeramente utópico; faltaría por detallar cómo encajan estas políticas en un ámbito en el que, durante los años anteriores, se han aplicado políticas en sentido opuesto.

U.P.yD.

Unión Progreso y Democracia encabeza su programa en Salud recalcando la necesidad de establecer programas comunes y evaluables de promoción y prevención de la salud en los países miembros. Sus propuestas, de forma resumida, son las siguientes (fuente):

Establecer una cartera mínima común de servicios de Atención Primaria.
Programas para la tercera edad, para prevención de infecciones por VIH, por la Salud Mental y para potenciar la actividad física y el deporte.
Una uniformidad en la acreditación y formación de los diferentes trabajadores sanitarios.
Una política vacunal común entre los países miembros, adaptada a las necesidades locales.
El desarrollo de la Tarjeta Sanitaria Europea.

El programa de U.P.yD. para las elecciones europeas es, al igual que el de los otros partidos, poco específico en metodología. No aporta muchas propuestas, pero sí que es novedoso en lo que respecta a política vacunal y a uniformización de los trabajadores santiarios.

Otros partidos

Existen otras 35 alternativas para el voto, presentadas a través de formaciones o coaliciones y que pueden ser consultadas a través de Wikipedia.

Que gane el menos malo.

858

Todos nos encontramos en esa pequeña sala, todos los vivos, todos los que ya murieron y todos los que aún tienen que nacer, a los que llaman nascituri.

La sala es pequeña, pero nadie se pregunta cómo nos las apañamos para caber allí; esto ocurrirá en el futuro y, en el futuro, nuevos adelantos habrán sido descubiertos que permitirán esta y cosas aún más raras para los ojos de los que somos habitantes del siglo XXI.

El momento que todos esperan se producirá en breve. Nos explican que los sujetos tendremos que agruparnos en parejas: cada miembro de la pareja liberará al otro miembro de su existencia en el tiempo; esto sólo se puede hacer de dos en dos. Con este ritual, cada humano dejará de experimentar su existencia en el tiempo de forma lineal y comenzará a percibir su vida como un todo, en el que nacimiento, vida y muerte suceden a la vez, para siempre, si es que siempre es un término que se pueda utilizar cuando ya no se sabe lo que es el tiempo.

Las parejas comienzan a formarse rápido, ya no queda nadie libre cercano a mí. Empiezo a moverme desesperado, buscando a alguien desparejado en un laberinto de inmóviles parejas humanas que ya se han escapado del tiempo.

El sueño se transforma en pesadilla cuando comprendo algo de en lo que nadie había reparado antes: la suma de vivos, muertos y nascituri es impar; por tanto, forzosamente, tendrá que existir un humano que quedará desparejado y, consecuentemente, anclado a su existencia temporal sin ninguna posibilidad de escapar de ella.

No se puede explicar con palabras la angustia que siento en esos primeros segundos de saber que soy el último humano en el tiempo, atrapado allí solo para la eternidad con la única compañía del extraño dibujo de las paredes de la sala. Afortunadamente, siempre soy capaz de despertarme por las mañanas en mi cama y abandonar ese extraño futuro.