@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

848

Tras dos semanas encerrado en casa, 71.637 palabras repartidas en 278 páginas conforman el primer borrador de mi tesis doctoral. Acabo de pasarles el corrector ortográfico y de enviarla a mis tutores.

Ahora mismo estoy sentado en frente de mi ordenador y me pregunto: Bueno, y ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

El siguiente paso de la tesis lo sé; no es eso a lo que me refiero. Estoy pensando en la siguiente meta vital. ¿Continuar con la investigación clínica? ¿Estudiar cualquier otra de las ciencias que me apasionan? ¿Dedicar más tiempo a mi vida personal?

En ese debate me mantengo y no hay respuesta clara.

  1. drt dice:

    El proceso de elaboración de la tesis pasa por una durísima fase de desmotivación desde el primer borrador hasta la lectura debido a dos fenómenos que apartan brutal pero necesariamente a la tesis de la labor investigadora: por un lado, la falsa sensación de que todo está hecho cuando queda muchísimo por hacer y por otro más importante y desagradecido: la próxima lectura del borrador, de tu íntimo y precioso trabajo del que crees saberlo todo, no la harás tú sino otro que te dirá abiertamente qué piensa de él y qué tienes que corregir. Y muchas veces serán correcciones absurdas y otras menos, pero casi todas nacidas premortem para tí, condenadas por la idea “sé que en la lectura no habría problemas de presentarlo así”… No desistas. Sin duda queda lo más duro, pero es algo que todos hemos tenido que pasar para cerrar este capítulo de la vida que es la tesis doctoral. Un capítulo que no puedes permitirte el lujo de dejar a medias.

    Un abrazo y mucho ánimo,

    drt

Deja tu firma