@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Estás dentro de Estadística falaz


No te creas las estadísticas (1/10)

El cerebro humano maneja con dificultad conjuntos de más de siete datos y es incapaz de resumir conjuntos de más de veinte. Nuestros antepasados, conscientes de esta dificultad, sintieron la necesidad de crear una ciencia para resumir largas listas de datos numéricos en dos o tres valores que representaran adecuadamente al conjunto de datos que había detrás. A esa ciencia le llamaron Estadística.

Si bien la Estadística es una herramienta muy útil para realizar estimaciones, tiene la desventaja de que un gran porcentaje de la población la entiende mal. Publicistas, timadores y caraduras emplean esta incomprensión generalizada para usar la Estadística a su favor y obtener de ella pingües beneficios.

En esta serie de actualizaciones pretendo comentar alguno de los trucos que emplean estos granujas para engañarnos con datos que son aparentemente ciertos. Hoy comentaremos uno de los engaños más comunes: el uso de gráficos inadecuados.

Si alguien observa el gráfico de la foto, que pretende representar el 40% de algo, tiende a pensar que la barra es tan alta que incluye a la mayoría. Por ejemplo, un publicista podría usar la barra para asegurar que un 40% de las mujeres piensan que el detergente azul lava más blanco que los demás. ¿Es correcta la información que nos proporciona?

Sí, la información es cierta, pero hemos caído en una trampa: un porcentaje no debe ser representado en barra. Si un 40% de las mujeres creen que el detergente azul lava más blanco, significa que un 60% opinan que el detergente azul lava peor o igual que el resto de detergentes. Al ver una barra tan alta, nuestro cerebro cree inconscientemente que la mayoría de mujeres prefieren el detergente azul.

Esta treta puede ser compicada un poco usando varias barras, o intercalando gráficos correctos con gráficos inapropiados. Un reciente anuncio televisivo utilizaba esta estrategia para hacernos creer que su producto era el favorito de la mayoría. ¡Cuidado con los gráficos!