@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Estás dentro de Medicina frikie


16ª edición del viernes frikiemédico

El petróleo no refinado se concentra formando grandes bolsas bajo la superficie terrestre, y la forma “bruta” de la hormona tiroidea se concentra en microscópicas bolsitas bajo la piel del cuello formando la glándula tiroides.

Las petroleras extranjeras llegaron a Sudamérica dispuestas a extraer de allí todo el petróleo que les fuera posible en la mínima cantidad de tiempo. Hay infecciones víricas que de igual modo afectan al tiroides, intentando extraer la hormona bruta rápidamente. Este proceso recibe el nombre de tiroiditis subaguda o tiroiditis de De Quervain.

Al principio todo va bien. Los asentamientos petroleros extranjeros potencian transitoriamente la economía del país creando un periodo de crecimiento, y los virus aumentan la cantidad de hormona tiroidea en el cuerpo humano favoreciendo un enérgico estado de hipertiroidismo.

El problema llega a medio plazo, cuando el petróleo y la hormona tiroidea comienzan a agotarse. Entonces las interesadas petroleras abandonan el país y los virus desaparecen del tiroides, dejando un país sumido en la miseria y un cuerpo humano hundido en el cansancio que crea un hipotiroidismo.

Aquí acaba la metáfora de hoy. No sé qué ocurrirá en un futuro cercano en América del Sur; tal vez la nacionalización del mercado del petróleo, como la que ha hecho Bolivia, consiga mejorar la situación económica de estos paises. Lo que sí sé es que el pronóstico de la tiroiditis subaguda es muy bueno: el tiroides consigue recuperarse de la agresión y volver a funcionar como lo hacía antes de que ocurriera. Desde aquí les deseo lo mismo a los países explotados por nuestro primer mundo.


15ª edición del viernes frikiemédico

La erección depende principalmente de dos sistemas: un sistema de llenado, que es el encargado del aumento de volumen, y un sistema de modelado, cuya misión es otorgar una morfología al pene que posibilite el coito. Cuando falla el primero hablamos de impotencia; cuando falla el segundo, de enfermedad de La Peyronie, de la que vamos a hablar hoy.

Para ello, contamos con la ayuda del puente del Alamillo, que se mantiene erguido gracias a unos cordones que tiran uniformemente de él hacia arriba. Imaginad que algunos de esos cordones tiraran “de más” del puente: en ese caso, el puente estaría obligado a retorcerse sobre sí mismo para evitar el exceso de tensión al que está siendo sometido.

Lo mismo ocurre en la enfermedad de La Peyronie, en la que una serie de cordones fibrosos situados dentro del pene tiran de más, y sólo en su lado. El resutado es una deformidad y una pérdida de simetría que imposibilita las relaciones sexuales.

Aunque sé que no os gustan los viernes frikiemédicos en los que no hago comparaciones políticas, hoy os daré un poco de libertad para imaginar. Sólo tenéis que imaginar en sistemas ideados para impulsar un país cuya explotación excesiva haya originado grandes catástrofes. Países que por pedir demasiado acabaron matando a la gallina de los huevos de oro. ¿Qué os parece el crack del 29?


14ª edición del viernes frikiemédico

El corazón es un órgano muy sabio formado por las aurículas y los ventrículos. Cuando el corazón se contrae, moviliza la sangre del cuerpo de forma efectiva. Esto lo consigue contrayéndose en dos fases. En primer lugar, contrae la aurícula en dirección al ventrículo. Cuando llega al final de la aurícula, se queda un momentito quieto para “exprimirla” bien. Esta pausa es muy importante antes de que comience la segunda fase, que es la contracción del ventrículo.

La Dirección General de Tráfico, que al igual que el corazón es un órgano muy sabio, también sabe que las pausas son importantes para asegurar un buen flujo. Los coches que bajan por el Puente de los Bomberos, hacen una pausa en el semáforo de la foto y luego siguen para alante.

Como habréis adivinado, el síndrome de Wolf Parkinson White se caracteriza porque el corazón no hace la pausa reglamentaria entre aurícula y ventrículo, exactamente igual que se dispone a hacer la furgoneta de la foto, que se va a colar y a girar hacia la izquierda con el semáforo en rojo: ha encontrado una “vía alternativa”.

Esta furgoneta llegará antes a su destino que el resto de los coches, pero puede generar una importante alteración en el tráfico. Así, el corazón con un ventrículo que se contrae antes de tiempo porque el impulso contráctil encuentra una vía alternativa entre aurícula y ventrículo, genera una importante alteración en el flujo sanguíneo.

El tratamiento definitivo de este síndrome consiste en quemar mediante un cablecito esa vía alternativa que no respeta pausas. Esto no tiene nada que ver con la metáfora de hoy, a excepción de que a mí en ocasiones me gustaría pegar un calambrazo a los “listos” que giran a la izquierda cuando no deben.