@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Estás dentro de Living with guiris

Llegué a casa a las tantas de la noche, después de un día agotador, dispuesto a enseñarle el piso a un compañero de trabajo que me había pedido verlo en varias ocasiones.

Abrí la puerta de mi piso y vimos a mis guiris. Me quedé de piedra y sólo acerté a decir:

-Pero, ¿qué estáis haciendo los dos en el sofá?

Fue un momento violento.

Cristina era alemana, rubia, delgada y más alta y joven que yo. Parecía una adolescente y seguramente lo hubiera sido hace pocos años. Se movía silenciosamente por la casa y seguía de manera escrupulosa todas las reglas que le había puesto: limpiaba sus platos nada más terminar de comer y procuraba poner sólo una lavadora semanal.

Era muy fácil convivir con ella; sobre todo, porque sólo nos veíamos a la hora del desayuno. A esa hora era incapaz de hablar español, y mientras ella se tomaba su pan con mermelada, yo me entretenía en desoxidar mi alemán, un idioma que hacía ya muchos años que no hablaba.

(Conversación traducida del alemán)

-¿Tienes algún plan para estas semanas en Sevilla, Cristina?
-Sí. Voy a trabajar.

No le dije que estábamos en crisis, ni que conocía a mucha gente que llevaba buscando trabajo durante meses sin éxito.

Ah. Y, ¿sabes donde buscar trabajo?
-No necesito buscar trabajo. Ya lo encontré antes de ayer, tengo un contrato para estas semanas y ayer fue mi primer día.
-¿Para quién vas a trabajar?
-Voy a trabajar de “maler“.
-¿”Maler“? ¿De pintora? ¿Vas a pintar cuadros?
-No. Pintora de cuadros se dice “kunstner“. Yo soy pintora de paredes; soy “maler“.
-¿”Maler“?
-Sí. Ahora a las ocho de la mañana tengo que pintar un tejado a unas calles de distancia de aquí.

No penséis que soy machista ni nada por el estilo, pero me costaba trabajo imaginarme a aquella niña que parecía tan frágil colgando de un arnés sobre un tejado del centro.

-Pero, pero,… eso es peligroso, ¿estás segura de que quieres hacer eso?
-Claro. En Alemania trabajo como pintora y he estudiado cómo se hace durante tres años en la escuela de pintores.
-¿Tres años? ¿Tantas cosas tienes que saber para pintar?

La pregunta me resultó un poco grosera nada más la hice y ella me miraba como si viviéramos en mundos diferentes. Seguramente sea así.

-Hay muchos tipos de pintura -respondió. Hay muchas clases de paredes también. Cada pintura tiene una forma de aplicación y requiere de un tiempo de secado. Es muy complejo.

Entonces pensé en muchas cosas. En la pared del cabecero de mi cama, por ejemplo, que le pedí a Alberto, mi albañil, que me pintara de verde oscuro y que me había dejado muy mal, llena de manchas y de parchetones en diferentes tonos de verde. También pensé en que Alberto nunca había ido a una escuela de pintores (ni de albañiles, ni de fontaneros). Y por último, comprendí por qué a Cristina la habían contratado durante su segundo día en España.

-Lo que no entiendo -dijo ella para rematar el desayuno y dejarme hundido- es por qué me dicen que esté allí a las ocho, cuando todo el mundo llega a las ocho y diez o las ocho y cuarto. El jefe también.

Y Cristina se levantó, limpió sus platos y salió de casa con puntualidad alemana.

REGLAS (SELECCIÓN)

Bienvenido a Sevilla. Como tu anfitrión, espero que hayas tenido un buen viaje y que tu primer contacto con la ciudad haya sido positivo y agradable. A continuación, te comento algunos aspectos que te ayudarán a vivir en esta casa.

Nada más llegar, se te proporcionará un llavero. Debes devolver este llavero el día de tu partida. Has de tener mucho cuidado con las llaves porque,si éstas se te pierden, tendrás que pagar una nueva cerradura.

Los enchufes de teléfono sólo están habilitados para un router de internet. No funcionan para teléfonos. Sin embargo, si traes tu ordenador portátil, puedes usar la red wifi de la casa de forma gratuita.

No están permitidas las visitas sin avisar; si quieres traer visitas a casa, debes de hablarlo conmigo primero. En cualquier caso, no están permitidas las visitas de más de tres personas ni las fiestas.

Si te enamoras, seré feliz por vosotros dos. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia está permitido compartir el dormitorio o la cama.

En ocasiones puedes notar que no hay agua caliente a pesar de estar el grifo abierto. Si esto ocurre, corta el agua, espera un par de minutos y enciende el agua caliente a toda potencia. En poco tiempo, el agua se calentará.

Para prevenir malos olores, el cuarto de baño hay que limpiarlo dos veces por semana: los viernes y los lunes. Si te duchas con agua caliente, debes encender el extractor. Del mismo modo, si utilizas el hornillo para cocinar, recuerda encender la campana extractora.

Tus platos y vasos sucios tienes que lavarlos inmediatamente después de comer, no pueden quedarse sucios en el fregadero. Recuerda recogerlos cuando estén secos y colocarlos en su sitio.

Si has estudiado música, puedes tocar el piano, pero no jugar con él. Por la salud mental de los vecinos, el piano sólo se debe tocar de 12:00 a 14:30 y de 18:00 a 20:30.

Recuerda que te encuentras en una ciudad nueva, llena de sitios estupendos que descubrir. ¡No pases mucho tiempo en casa! Sal, explora y dime lo que has encontrado. Estaré encantado de escucharte.