@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Estás dentro de Películas que recomiendo


Diez películas que recomiendo (IV): La Comunidad de Álex de la Iglesia.

El cine de terror tiene mucho que aprender de esta cinta. No entiendo por qué los directores de este género se empeñan en asustarnos con situaciones que sabemos de antemano que no nos van a ocurrir jamás: no nos van a enviar de misión especial a un planeta con huevos de alien, los espíritus no nos absorberán el alma por la tele, no nos encerrarán en un cubo gigante para experimentar con nosotros y tampoco esconderán la llave de nuestra trampa mortal en una piscina de jeringuillas usadas.

Después de ver una de estas películas, sales del cine tan tranquilo; has visto historias lejanas, completamente inverosímiles. ¿Por qué no basan el terror en algo que nos pueda suceder de verdad a ti y a mí, en algo de nuestra vida cotidiana? Por ejemplo, en esas personas casi desconocidas que viven a un tabique de distancia de ti.

Seguramente creas que los vecinos de tu comunidad son personas normales, ni buenas ni malas, que te pueden hacer algún favor en caso de necesidad. Pero si tuvieran que elegir entre tu vida y una cantidad nada despreciable de dinero… ¿estás seguro de que rechazarían el dinero?

Álex de la Iglesia tuvo esta genial idea para crear La Comunidad. Se inspiró en el terror de todos los días, el terror que inspira una comunidad de vecinos cualquiera del centro de Madrid. Terror español. Terror cañí. Y olé.


Diez películas que recomiendo (III): El chico de Charles Chaplin.

Si todavía pensáis que la película más tierna de todas es Amélie, es porque aún no habéis visto este corto largometraje. “El chico” es la historia de una madre soltera que, para evitar la humillación, decide abandonar a su bebé en la casa de unos ricos. La pobre mujer se arrepiente de lo que hace tras doblar la esquina, pero cuando vuelve a los pocos minutos, su hijo ya no está. Charlot, un vagabundo de Londres, ha decidido adoptarlo.

El momento más duro ocurre al principio, cuando nos presentan a la madre. En ese momento aparece el siguiente cartel (es cine mudo): SU PECADO: HABER AMADO A UN HOMBRE.

Debemos alegrarnos de que hoy día mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio no esté tan mal visto como antes. Pese a que vivimos en una sociedad en la que la libertad sexual es cada vez un derecho más indiscutible, aún queda mucho por hacer. Y os voy a poner dos ejemplos:

El primero de ellos, es la situación política que vive Polonia. Este pais ya ha comunicado a la Unión Europea que se reservará el derecho de legislar acerca de determinadas cuestiones relativas a la educación sexual. La más polémica de todas consiste en prohibir informar a los niños en las escuelas acerca de la homosexualidad, con objeto de no deformar su normal desarrollo… y el pecado de los homosexuales masculinos es haber amado a un hombre.

El segundo ejemplo sobre falta de libertad sexual está mucho más cercano a nosotros y más arraigado en nuestras mentes. Voy a escribir acerca de las enfermedades de transmisión sexual. Hoy día está socialmente aceptado que tengas diabetes, epilepsia o depresión. Incluso es posible que inspires lástima y que te den un trato de favor. No esperes este trato si te contagiaste de sífilis, de gonorrea, de ladillas o de sida… y el pecado de estos enfermos es haber amado a un hombre.

Para terminar con algo más alegre, os dejo con una curiosidad acerca de esta obra maestra de Chaplin: el personaje de “El chico” ha inspirado durante casi un siglo el nombre y el dibujo de las galletas Chiquilín.


Diez películas que recomiendo (II): Mary Poppins de Robert Stevenson.

A lo mejor os preguntaréis por qué un musical de Walt Disney tiene cabida en esta sección de películas que aconsejo ver. Bueno, tengo que reconocer que Mary Poppins me gustó mucho durante una parte porcentualmente importante de mi vida: mi infancia. Además, en la película hay dos momentos sobre los que me gustaría llamar la atención.

El primero de ellos es la canción que canta esta institutriz mientras que ordena el cuarto de Jane y Michael. El estribillo dice literalmente: “la peor medicina con azúcar se os dará y pasará mejor”. ¿Qué quiere decir realmente esto? ¿Se refiere realmente a que debemos encontrar la parte bonita de nuestras tediosas labores cotidianas? ¿O en realidad es un mensaje oculto que trata de advertir al público infantil sobre la existencia de una sociedad conformista que acepta sin rechistar las órdenes y las leyes injustas?

El segundo momento, sin embargo, es muy bonito y pasa desapercibido. Se trata de la escena siguiente a esta canción, en la que Mary Poppins saca a los niños por primera vez de paseo. En esos instantes, sabes que van a pasar cosas maravillosas, pero desconoces exactamente cuáles. Esa sensación, que espero que todos hayamos vivido alguna vez en nuestra vida personal, es muy intensa e indescriptible y creo que es el sentimiento más cercano a la felicidad absoluta que se puede experimentar.