@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

816

Capítulo 2×11

Dentro de nuestro viaje por Hoenn, ya era hora de despreocuparse por unas horas de crisis, huelgas y consejerías. Para ello, me dirigí, junto con otros entrenadores de la región hacia el sur, hasta llegar a Ciudad Férrica con motivo de la 1ª edición del campeonato Pokémon del Mangafest.

Allí estábamos un total de 64 entrenadores para disputar el título de campeón local y coincidimos varios entrenadores de Kanto, como Vientoblanco, de Ciudad Celeste, o Giz, de Pueblo Paleta. También se unieron otros entrenadores de Hoenn, como Blanca, de Pueblo Lavacalda, o Fidel, de Pueblo Pardal. Y tampoco faltaron viejos conocidos, como Aru, de Pueblo Azuliza; Jonathan, de Ciudad Fayenza; Vicen, de Ciudad Olivo o Moira de Ciudad Engobe.

Se trataba de una elimatoria a través de combates de seis contra seis. Para eso, yo preparé a mi equipo clásico, sustituyendo a mi Gloom por un Krookodile, dado que Gloom no había evolucionado completamente y adolecía de muchas debilidades.

El primer combate lo realicé con una chica joven, llamada Sara. Mi primera sorpresa fue que, en un combate seis contra seis, no se puede elegir al Pokémon inicial, saliendo por error mi Porygon-Z, una de mis últimas bazas. No obstante, fue una sorpresa afortunada, porque Sara sacó un Dragonite. Mi Porygon-Z conoce rayo hielo, ataque frente al cual Dragonite posee una debilidad doble, por ser dragón y volador. Dragonite no aguantó el primer asalto. Tras varios cambios por parte de Sara, saqué a mi Krookodile y, utilizando el afilagarras, potencié mi ataque. Krookodile debilitó a cuatro de sus Pokémon, a un Tyranitar entre ellos y, gracias a su habilidad autoestima, se convirtió en una máquina difícil de parar. Sú último recurso fue un Emboar. Ese detalle me gustó: se veía que Sara estaba jugando con su Pokémon starter. Sin embargo, fue incapaz de resistir el ataque terremoto de mi Heracross. Gané el primer combate por 5 a 0 y pasé a la siguiente ronda.

 

 

El segundo combate fue contra un adolescente llamado Guillermo. Yo ya había corregido el error de sacar primero a mi Porygon-Z y comencé con mi Crobat. Sin embargo, Guillermo me sorprendió con un Weavile. Weavile es uno de los pocos Pokémon más rápidos que Crobat. Weavile comenzó utilizando una mofa, enfadando a mi Crobat e impidiéndole utilizar su rayo confuso. Crobat aguantó poco los ataques de hielo de Weavile y saqué a mi Swanna. Guillermo cambió a Weavile por Espeon. Decidí continuar con mi estrategia de “annoyer” enamorando al Espeon, dado que mi Swanna es hembra y su Espeon era macho. Error. Olvidé que la habilidad oculta de Espeon es Sincronía, por la cual Espeon dejó de estar enamorado y enamoró inmediatamente a mi Swanna. Tras debilitar a cuatro de mis Pokémon, mi Chandelure debía enfrentarse a su Jellicent, pero debido a la superioridad del agua frente al fuego, decidí rendirme y perdí el combate 6 a 2.

 

 

En resumen, estuvo muy bien. El nivel era alto y me sentí orgulloso de pasar a la segunda fase. También me gustó perder contra un equipo justo y sin Pokémon legendarios. Espero que éste encuentro sea el primero de muchos.

  1. vientoblanco dice:

    Parece que el segundo entrenador jugo muy bien sus carta, cualquiera diría que conocía tus estrategias, porque realmente te lo puso muy crudo. De todas formas esta bien que hayáis tomado contacto con esto, es motivador y siempre podemos repetir el año que viene.

Deja tu firma