@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

778

La asociación de perjudicados por el formato PTT busca nuevos afiliados.

J. (ha preferido no dar su nombre por aquí) se disponía a dar una charla con Powerpoint ante un profesor de Universidad. Cual fue su sorpresa cuando comprobó que su presentación la había realizado con la última versión de este programa y que el ordenador en la que debía ser proyectada no había sido actualizado. Debido a la la incompatibilidad del archivo entre versiones del mismo programa no pudo utilizarla. Al ser incapaz de leer sus diapositivas, dejó en envidencia su desconocimiento sobre el tema (pensaba leer las diapositivas) y atribuye su suspenso a su desastrosa exposición. Está intentando encontrar alguna forma de hacer frente al tasazo universitario de la segunda matrícula.

M. quedó embelesada por las transiciones y animaciones que la nueva versión del programa Powerpoint le ofrecía. Por ello, amenizó su presentación con todo tipo de destellos, entradas, salidas y giros imposibles. En concreto, una de ellas consistía en que cada letra era disparada individualmente desde el extremo inferior izquierdo de la pantalla con el grácil sonido de un rayo láser. Cuando la diapositiva acababa, daba paso a la siguiente mediante un elegante movimiento en espiral que hacía el efecto óptico de ser lanzada violentamente hacia un extremo de la sala. Durante la exposición, una de personas que conformaba su auditorio se sintió de repente indispuesta y devolvió el desayuno.

E. había descubierto la fuente perfecta para sus diapositivas: ni tan vulgar como Arial, ni tan teletubbie como Comic Sans, ni tan ninety como Times New Roman. Desafortunadamente, no cayó en la cuenta de que si esa fuente no era instalada en el ordenador en que iba a usar durante su disertación, sería sustituida por otra; la que el ordenador considerase más parecida. La mala suerte alcanzó su punto álgido cuando la fuente de sustitución, elegida sin advertencia ni consulta previa, era ligeramente mayor y no cupo en los cuadros de texto originales (que no habían sido redimensionados). La presentación se vio reducida a trozos de letras y frases incompletas e ininteligibles.

Para que tu presentación pueda ser vista en cualquier ordenador;
para que ésta se conserve exactamente igual y sin cambios,
¡guarda y traslada tu presentación en formato PDF!