@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

831

Me despierto esta mañana y leo en El País un artículo acerca de que cada vez son más los médicos que, debido a la escasez de trabajo y a la precariedad laboral, se ven obligados a irse al extranjero. El año pasado, por estas alturas, ya comentamos en este blog este triste fenómeno. En los últimos 12 meses, la emigración médica, en lugar de ir disminuyendo, ha aumentado.

Quizás los lectores de El País, que se enfrenten durante el día de hoy a este artículo no sean del todo conscientes de la gravedad del problema. Al fin y al cabo, los médicos hemos sido tradicionalmente un colectivo con salarios superiores a la media española y con una tasa muy baja de desempleo; por eso muchos nos acusarán de llorones que hemos tardado mucho tiempo en notar en nuestras propias carnes los momentos de dificultad económica que atraviesa España.

Tal vez esto sea justo y por eso el artículo de El País debería haber recalcado más por qué la emigración del personal sanitario fuera de España es un problema tan grande.

Para empezar, los médicos hemos sido muy caros. Yo pagaba mil euros de matrícula universitaria cada año para estudiar Medicina, pero era consciente de que el coste real de mi carrera era muy superior a ese. El dinero para pagar mis estudios salió del bolsillo de todos ustedes. Ustedes invirtieron en mí con un propósito: que yo en un futuro consiguiera devolverle la salud a aquel que la perdiera. Un médico, con su trabajo, no produce riqueza directamente; pero si el médico consigue curar a un enfermo que ha dejado de producir riqueza, de forma indirecta contribuye a mejorar la economía del país.

¿Recuerdan ese juego llamado Age of Empires? Todas las tropas debían contar con monje que las curara mientras se encontraban en el campo de batalla; sin ese monje, la legión tarde o temprano acabaría muriendo. Producir monjes constaba mucho oro de los recursos del jugador, pero merecían sobradamente la pena. Los médicos somos en la vida real el equivalente a esos monjes del Age of Empires. Sin nosotros, la sociedad se va poniendo enferma y cada vez es menos productiva.

En el Age of Empires, si tu ejército era muy grande, requería muchos monjes. Del mismo modo, España necesita un número adecuado de médicos que permitan tiempos de consulta adecuados. Si los médicos no disponen del tiempo de consulta suficiente para cada paciente, comenzarán a hacer apaños. Hacen falta más médicos para descongestionar las consultas. El tiempo extra de cada visita es una inversión necesaria en educación sanitaria que redundará en una mayor productividad del trabajador.

Para finalizar, no tenemos que olvidar que la emigración de los médicos españoles adolece además de los mismos inconvenientes que la de cualquier español: se trata de una persona más que dejará de comprar en nuestros comercios, de visitar nuestros restaurantes, de ingresar en nuestros bancos y, en definitiva, de potenciar la economía interna del país. La emigración de cualquier español nos vuelve a todos los demás un poco más pobres.

Por todo esto, es necesario el artículo de El País de hoy.