@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

814

Hoy es el día 14º de huelga indefinida del colectivo EIR andaluz y las cosas no tienen mucha pinta de cambiar. La administración se niega a negociar y los EIRes se niegan a volver al trabajo. Sin embargo, esta actualización no trata de hablar de la situación de la huelga, sino trata de recopilar las diferentes formas de propuesta, algunas de ellas muy originales, que han realizado los residentes durante estas dos semanas. Han sido variadas y muy difícil seleccionar algunas frente a otras; pero finalmente he elaborado una especie de “top ten” con las propuestas más novedosas y arriesgadas. Y aquí os la ofrezco:

10º La conquista de monumentos y acontecimientos públicos: Desde puntos característicos de toda Andalucía se han colgado pancartas con consignas de la huelga. En medio de estas manifestaciones, tres EIRes de Córdoba saltaron a la media maratón y la corrieron con la bata puesta. Los de Sevilla, fueron a ver el partido Betis-Valladolid, con batas y pijamas verdes, para apoyar al Betis. Os dejo con algunas fotos para que lo podáis comprobar.

9º El entierro del SAS: El jueves 22 en Córdoba y posteriormente el viernes 23 en cada ciudad de Andalucía, manifestaciones silenciosas de residentes llevando bata blanca y con velas rojas patrullaron las calles celebrando un simbólico entierro del Sistema Andaluz de Salud ante el riesgo de la privatización de la sanidad.

8º La cucaracha en la Palmera: No se puede cortar una avenida sin autorización, pero sí se puede utilizar el paso de peatones cuando el semáforo está en verde. Más de una veintena de veces, los EIRes salieron a la avenida de la Palmera de Sevilla para mostrar sus carteles a los coches que esperaban en rojo. Las últimas veces, se tumbaron sobre el paso de peatones, boca arriba y moviendo las extremidades, “haciendo la cucaracha”. Para los que no seáis de Sevilla, os explicaré que tumbarse en la Avenida de la Palmera es algo de alto riesgo, por la cantidad de tráfico que existe y la velocidad de éste. (Edito: me comentan desde Córdoba que esta idea estuvo basada en una experiencia MIR previa haciendo “la cucaracha” en el puente romano).

7º Operación Parlamento: El 28 de noviembre, tras la incapacidad de dialogar con la Administración, residentes de toda Andalucía se desplazaron al Parlamento Andaluz, con motivo de la realización de un pleno. Esperaron desde primera hora de la mañana, de modo que los parlamentarios tuvieron que pasar entre ellos para acceder al Parlamento.

6º Lucha por el hashtag: Si los medios de comunicación no se hacen cargo de cubrir la noticia, ¿por qué no tuitear como locos para que #huelgaEIR se convierta en trending topic? El 21 de noviembre, a un ritmo de 50 tweets por minuto, los residentes se encargaron de semejante empresa. Sin embargo, no lo consiguieron, quizás debido a que muchos de ellos tenían un bajo número de seguidores. Sin embargo, si que lograron dar difusión a la noticia. Y no sólo Twiiter ha sido la red encargada de registrar la revolución. El grupo de Facebook es difícil de seguir por la gran cantidad de producción. Por otro lado, no faltan vídeos motivadores en YouTube como el que se muestra a continuación.

5º Residentes por el Mundo: Los residentes que se encuentran realizando rotatorios externos en otras partes de España y del mundo, han decidido sumarse a la huelga a través de fotos con carteles en los que animan a la consejera de salud que los escuche, con el lema “Señora Montero, ¿se me escucha desde aquí? Los destinos son numerosos: Nueva York, Chicago, Miami, Los Ángeles, Sao Paulo, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Berlín, Turquía, Mozambique o la franja de Gaza.

Dentro de esta misma campaña, todos los EIRes andaluces decidieron irse de Sevilla un día, simulando la emigracíón de médicos. Cargados con sus maletas y con las batas blancas, los podéis ver en la siguiente foto, haciendo cola en las taquillas de la estación de Santa Justa de Sevilla. Con sus tickets en la mano, se montaron en trenes y fueron de aquí para allá por toda la provincia.

4º Operación “Patos en la charca”: Comenzamos a hablar de actos más peligrosos. Un pequeño grupo de EIRes se infiltra en el congreso de la Sociedad Andaluza de Calidad Asistencial (sí, yo tampoco sabía que esa sociedad existía) que tenía lugar en el parador de Cádiz utilizando acreditaciones falsas. Una vez dentro, comienzan a filtrar el contenido del congreso al centenar de residentes que se encontraba fuera. Los de fuera, considerando que el contenido del congreso es falso, deciden entrar en él. Pero como la seguridad se lo impide, a través de redes sociales se ponen de acuerdo para desbloquear una puerta de emergencia… ¡y entran! Tras interrumpir en la sala donde se dan las conferencias, les invitan a subir al escenario y exponer sus preocupaciones. En el siguiente vídeo de YouTube se puede apreciar las vivencias de los que esperaban fuera.

3º Comando Resistencia: A las siete de la tarde del día 28 de noviembre, un grupo de EIRes se dirige en secreto a una sede del PSOE de Sevilla en la que la consejera de salud iba a acudir a dar un discurso. La idea original era preguntarle su opinión acerca de la huelga de los EIRes al finalizar la charla. Entonces aparecieron “los hombres de negro”. Los hombres de negro han estado ya en varias reivindicaciones, visten de negro y con gafas de sol y son los encargados secretos de velar por la seguridad. Pero, con tanta actividad, la los EIRes les conocen las caras y saben quiénes son. Se suspendió la aparición de la consejera y los EIRes decidieron ir a hablar con los hombres de negro. No lo consiguieron. Los hombres de negro se alejaron corriendo.

2º La conquista del buque insignia: Y si tras varios días de huelga no se está consiguiendo nada, ¿por qué no llamar a Batman? En este vídeo, Batman entra en el Hospital Virgen del Rocío a colgar clandestinamente una pancarta. Es cierto que la pancarta se ve pequeña, pero el Virgen del Rocío es muy grande y burlar la seguridad, difícil.

1º Denuncia masiva: Muchos EIRes sospechaban que desde sus servicios se estaba boicoteando su huelga desde que se hacían contratos o duplicaban turnos de los adjuntos para que no se echara de menos su falta. Este hecho fue masivamente denunciado en la delegación de trabajo a través de denuncias individuales en las que se aportaron fotos. Para mí, éste ha sido el acto que ha requerido más valor, puesto que se denunciaba a su propio servicio y a título personal.