@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

876

Esta mañana me llamaba un amigo, que me daba la enhorabuena por haber finalizado la quinta edición del MIR 2.0, con 70 voluntarios, 28 blogs asociados y un resultado final de 217 netas sobre una puntuación máxima de 235.

Desde luego, no se puede decir que el proyecto haya quedado olvidado. En las dos primeras semanas tras el MIR, ha recibido más de 150.000 visitas. Teniendo en cuenta que el proyecto ha salido adelante gracias a 70 personas voluntarias, se puede deducir que parece que la información que produce una sola persona le ha servido a 2.000 lo que, si bien es una estadística ligeramente tramposa, es suficiente para que cada voluntario sienta un poco de vértigo.

De esta edición del MIR 2.0, tengo que destacar tres cosas muy positivas:

1. La velocidad de adquisición del examen, dado que personas ajenas al proyecto se encargaron de proporcionárnoslo el domingo a primera hora de la mañana, mucho más rápido que otros años.
2. La premura que han tenido los voluntarios encargados de responder preguntas: el miércoles estaba respondido el 90% del examen, y eso es mucho más rápido que cualquier otro año.
3. El compromiso del grupo de formateado, que ha facilitado muchísimo una tarea que siempre nos atrasaba, permitiéndonos centrarnos en otras tareas.

Yo, a mi amigo, le he dado las gracias, contento por la felicitación, aunque en el interior de mí se ha quedado la duda de no saber exactamente a quién le sirve el proyecto y para qué.

Y esta quizás es la pizca de sabor amargo que me queda. No acabo de comprender cómo es posible tener 150.000 visitas y que la interacción del consumidor del proyecto MIR 2.0 sea tan baja: apenas hemos recibido correos y tuits de personas ajenas al proyecto; parece como si las respuestas que hemos ofrecido hubieran sido aceptadas como dogma de fe, y eso que algunas de ellas no estaban exentas de controversia.

Por tanto, debería pensar para el año que viene cómo mejorar el debate acerca de la información que proporcionamos. Pero bueno, aún queda por delante todo un año para reflexionarlo, un año que espero que esté lleno de momentos hermosos.