@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

818

Se desconvoca la huelga de los EIRes tras llegar a un acuerdo por ambas partes: no descontarán diez horas mensuales de guardias, sino que recortarán sólo 5, reconociendo las otras 5 como horas de formación.

Tras un proceso tan largo como éste de la huelga, que tantos residentes han vivido de forma tan intensa, los ánimos siguen caldeados. Existen voces que creen que la desconvocatoria era lo procedente, dado que el SAS ofertaba una buena negociación. Otras voces, sin embargo, opinan que debían de haber aguantado algo más para obtener una propuesta más justa. No faltan las críticas que dicen que se han rendido por argumentos puramente económicos cuando en principio la lucha era por una sanidad pública y de calidad.

Visto desde fuera, las cosas se ven de otra manera. Desde fuera, yo veo que se han conseguido muchas otras cosas que en principio parecen estar ocultas por la agitación del momento, pero que sin embargo están ahí. Bajo mi punto de vista, los diez logros subyacentes ocultos más destacados son los siguientes:

1. La instauración de un sistema democrático de toma de decisiones. Cada decisión de actuación y cada propuesta del SAS era comentada y votada por asambleas consultivas. ¿Cuándo se había visto esto antes? Tradicionalmente, en España, las decisiones las toman personas a las que votamos y que rara vez consultan a sus representados. El hecho de que toda decisión se sometiese a votación es para mi un gran éxito.

2. La negociación de forma independiente a los sindicatos. Los sindicatos son la herramienta legal para promover medidas para los trabajadores. En España, la gran mayoría de la población critica, con mayor o menor conocimiento de causa, una supuesta futilidad de los sindicatos para defender a los trabajadores. La huelga EIR se ha mantenido independiente de los sindicatos, mostrando una mayor efectividad para mover a un colectivo y para conseguir mejoras profesionales. Los sindicatos deberían estar avergonzados.

3. El fomento el uso de redes sociales como herramienta de debate. Cualquiera que siguiera Facebook durante los días de la huelga, podía comprobar cómo la red social ardía en comentarios. Twitter no llegó a la misma intensidad, pero sirvió de herramienta para alcanzar personalmente a los altos cargos de la Administración. Los residentes han conocido la utilidad de estas herramientas y ahora pueden seguir utilizándolas para fines similares o diversos.

4. La movilización de médicos adjuntos. Los médicos adjuntos no se han llegado a unir a la huelga, pero en hospitales grandes como el Virgen del Rocío de Sevilla o el Carlos Haya de Málaga, han tenido asambleas. Se desconoce qué medidas surtirán de estas asambleas o si ni siquiera saldrá algo pero la huelga EIR ha servido para impulsar el debate entre otros colectivos médicos.

5. El conocimiento de las estrategias de la empresa. El SAS se negó a negociar durante las semanas anteriores a la convocatoria de huelga. Una vez convocada la huelga, se quejó de que le había cogido por sorpresa. Pidió un voto de confianza para las negociaciones, los EIRes aceptaron y la huelga quedó temporalmente suspendida. Entonces el SAS contraatacó negando las vacaciones de Navidad. Los EIRes ahora saben cómo las juega su empresa.

6. La comprobación del poder de manipulación de los medios de comunicación. Siempre hemos aceptado, indebida y sumisamente, que los medios de comunicación están manipulados. Con la huelga EIR, millares de médicos han visto como los medios de comunicación han manipulado la noticia con fines políticos y populistas: algunos medios la han ninguneado; otros la han ensalzado con mentiras y otros la han criticado duramente. Pocos han sido los que se han preocupado por recoger la motivación que tenía un EIR medio para ir a la huelga. Desde la huelga EIR, he aprendido que los medios no son una fuente fiable para juzgar las huelgas de otros colectivos, ya sean basureros o controladores aéreos.

7. La pérdida del miedo a las represalias personales. Decenas de jefes de servicio y directores médicos han sido denunciados por coacción a la huelga o esquirolaje interno. Los EIRes que han denunciado volverán de la huelga a sus servicios, puede que siga el temor a la represalia, pero ha habido mucho de valentía en ellos.

8. La denuncia en voz alta a la politización de la Salud. Que la Salud está politizada es comentado por todos. La conveniencia de este hecho está en entredicho. Durante la huelga no han sido raro que se discutan si las personas que ocupan determinados cargos, con nombres y apellidos, son las más adecuadas y preparadas para desempeñarlos. Que los EIRes, que son el futuro de la Salud española, se planteen la organización del sistema está muy bien.

9. El sentimiento de sensación de grupo y las ganas de cambiar el mundo en los jóvenes médicos. Los grupos motivados pueden ser peligrosos, puesto que sus acciones se les pueden ir de las manos en medio de la euforia. Pero prefiero los grupos motivados a los grupos sumisos. Lo ideal sería el término medio pero, si éste no es posible, que se incline la balanza hacia el activismo.

10. Tener voz en la toma de decisiones dentro del SAS. El SAS se ha comprometido a consultar a los EIRes ante la toma de nuevas medidas. A pesar de cómo esta organización se ha comportado durante la huelga, los EIRes le han concedido de nuevo confianza. Ahora sólo tienen que no dejarse abatir y continuar luchando por lo que creen que es justo.

Ayer le comentaba a una antigua compañera que la huelga EIR es como si Pulgarcito se hubiera enfrentado al dragón de dos cabezas y hubiera podido cortarle sólo una. Puede que los resultados parezcan pocos, pero es que Pulgarcito no puede olvidarse de qué él era muy pequeño y su enemigo muy poderoso.

Ya han dejado 10 firmas

Compartir en Facebook 159 0
  1. Candela dice:

    Me ha encantado tu reflexión. Gracias por analizarnos “desde fuera”, da gusto escuchar opiniones así… Hemos aprendido y crecido mucho, como personas, como colectivo, como grupo. Un beso!

  2. Rocio dice:

    Gracias, Emilio.
    Desde mi punto de vista, esta huelga, que ha sido bastante salvaje, ha abierto una brecha en un muro. Ahora estamos sentados en la Consejería hablando sobre asuntos que nos repercuten y antes no estábamos. Lo de menos (aunque bastante simbólico) es el dinero.

  3. Abreaun dice:

    Después de leer tanto comentario oportunista en las redes sociales (como bien han dicho conocidos de siempre, cambiamos el marco pero la gente sigue siendo la misma y actuando igual), se agradece leer una entrada con esta reflexión y destacando tantas cosas importantes.

    Gracias a todos los que han invertido su tiempo, su dinero y su salud mental (porque vaya tela…) en luchar por todo esto. De una forma u otra, seas sanitario o no, de algo ha servido para toda la sociedad.

    Ánimo para lo que venga. Espero el año que viene poder apoyaros desde dentro.

  4. Federico Relimpio dice:

    Emilio, sabes que te aprecio y pienso que tus contribuciones se realizan desde la perspectiva de la buena voluntad. Tal vez nos separen un par de décadas. Las suficientes como para saber lo que esto da de sí. Punto 1: el tema no es nuevo. También nosotros votamos en nuestras asambleas. Ni lo apuntes como éxito ni creo que con eso se consiga gran cosa. Punto 2: ahí puedo estar en parte de acuerdo. Nuestras movilizaciones, hace 20 años, fueron llevadas a buen puerto bajo el amparo de CCOO. Punto 3: Eso sí es verdad, es el elemento verdaderamente novedoso y que debe echar a temblar a los de arriba. De ello he hablado por extenso en mi blog. No puedo estar más de acuerdo. Punto 4: te lo dice uno de los que se ha señalado bastante. Ni fu, ni fa, diría yo. Para el cabreo subyacente, bastante poco. Punto 5: algo. Ya van sabiendo. Pero poco. Saben que juegan sucio, desde luego. Punto 6: desde luego, pero no es nuevo. Los media son la voz de su amo, y de ahí viene su desprestigio. Nihil novum sub solem y por eso tantos estamos en los blogs. Punto 7: HE AHÍ LA MADRE DEL CORDERO Y LO QUE MÁS ME GUSTA DE TODO ESTO. Lo señalé en mi primera entrada en vuestra huelga. “Se acabó el miedo, señora consejera”. Bien, Emilio, bien, que diste en el clavo… Nunca mais el miedo o la amenaza velada. Firmo con nombre y apellidos. Acta de defunción de todo régimen autoritario que se precie. Punto 8: de nuevo, nihil novum sub solem. Ya sabíamos. La sanidad como estrategia política y brindis al sol. Pero que se hable de ella, en cualquier caso. Punto 9: DE NUEVO COMPLETAMENTE DE ACUERDO. Se acabó la sumisión. Espíritu de generación. Punto 10: COMPLETAMENTE EN DESACUERDO. No conoces a la bestia. Se ríe de ti, de mí, de todos nosotros… Lo que dije en su momento en FB… Habéis logrado un buzón de sugerencias. Una sonrisa de cara a la galería y la promesa de que lo consultará todo. Ja, ja: tenéis delante a la consejera más guay y con más tablas de todo el territorio patrio. Os espera con la muleta y con las banderillas. ¿Que no? A los hechos me remito.

  5. Andrés MuDel (@AndresMuDel) dice:

    Me alegro por ellos. No es poco, al contrario :)

  6. Teresa Q dice:

    Pensar, escuchar, intervenir, votar, concentrarse y manifestsrse por algo justo, sentir como la vergüenza y el miedo de la individualidad van cambiando dentro de ti por valentia y mas ganas de luchar… Muchos verbos, mucho conseguido en dias intensos. Me alegro de nuestra digna union. A abrazos compañer@s

  7. Alberto Amador dice:

    Gracias Emilio, genial tu reflexión externa ;) .
    Comparto contigo todo lo que dices, ya que empezamos de 0 y con mucho afán hemos dado un primer paso, pero no debe ser el último. Hemos logrado que el SAS nos escuche, ahora tenemos que lograr que esa voz que nos dan mejore las condiciones de todos los EIR andaluces y favorezca que lo utópico se haga realidad.

  8. facebook login dice:

    Me gustó mucho lo que leí, pero aun queda mucho por lo que luchar, adelante!

Deja tu firma