@Emilienko Cómo convertirse en entrenador Pokémon

Siempre se me olvida algo. La última vez que estuve en Marbella, olvidé el pijama; en Lisboa y en Venecia, el cepillo de dientes; en Roma, la ropa de abrigo. Tengo que asimilar que mañana, a estas horas, cuando esté en Estambul, seguramente echaré algo de menos.

No me preocupa mucho. Petra, una antigua compañera de viaje, me enseñó el binomio mágico para recorrer el mundo: «Passport-Money».

Si llevas un pasaporte en regla y suficiente dinero encima, nunca tienes problema viajando -decía.

Hasta ahora, siempre he conseguido volver sano y salvo a casa, quizás porque siempre he vigilado mucho en el extranjero tanto mi dinero como mi pasaporte.

  1. f.ode dice:

    Vas bien equipado, entonces =)

  2. Elenita dice:

    Bueno… una vez, en algún lugar entre Hungría y Serbia, creo, perdiste tu pasaporte por algunos minutos y por el recuerdo que tengo de tu cara, debió ser mucho peor que olvidar el cepillo de dientes…

    😉

  3. Cherry dice:

    Pásatelo muy bien 🙂

    (así a primera vista no veo que se te olvide nada…) 😉

  4. Teron dice:

    ¡Que te diviertas!

  5. dra jomeini dice:

    Qué te lo pases muy bien…Por cierto, muy monos los gayumbos ;-D

  6. eltiodelsaco dice:

    El pasaporte te lo arreglan en el consulado y el dinero se te puede mandar por diversas maneras.
    Lo unico que tienes que vigilar por encima de todo es tu camara (no por la propia camara sino por las fotos) y las tarjetas de memoria. Es lo unico irremplazable

  7. angelurri dice:

    pasalo bien!!

Deja tu firma